EXPLOTACIÓN ANIMAL

No es ningún secreto que los animales son tratados como máquina en las granjas industriales. Todos ellos pasan sus días encerrados en una nave, en espacios ridículos y completamente abarrotados sin posibilidad de respirar aire fresco y en muchos casos sin poder ver la luz del sol.

Los animales criados en las granjas e industrias tienen la misma capacidad de sentir dolor que un animal doméstico al que queremos y tenemos por compañero. Son seres sintientes que como cualquier otro son capaces de resolver problemas, experimentar felicidad y miedo.

LA CARNE

Pese a todo lo mencionado anteriormente, más de 60 mil millones  de animales de granja son asesinados cada año en condiciones inaceptables de cautividad y sufrimiento mediante técnicas que serían consideradas inmorales y nada éticas de ser aplicadas sobre cualquier otro animal doméstico. Estos, son mutilados sin ningún tipo de compasión, manipulados genéticamente, sometidos a intervenciones que causan lesiones, drogados, separados de sus crías, transportados en condiciones extremas de temperatura y finalmente matados de forma espantosa y violenta para obtener la carne.

LA LECHE

Las pequeñas granjas lecheras han sido sustituidas poco a poco por las fábricas de productos lácteos que tratan a las vacas como máquinas de leche. Éstas son explotadas continuamente hasta que caen enfermas o baja su capacidad reproductora (a los 6-7 años) y por tanto dejan de producir leche, momento en el que son enviadas al matadero (normalmente para producir hamburguesas), cuando realmente su esperanza de vida suele rondar los 20 años.

Aquí viene uno de los grandes mitos (o desconocimientos) acerca de la leche. Las vacas no producen leche continuamente. Funcionan exactamente igual que cualquier otro mamífero. Producen leche por la misma razón por la que cualquier otro; para alimentar a sus crías. Es decir, para que una vaca produzca leche tiene que quedar embarazada previamente. Esta práctica suele llevarse a cabo mediante inseminación artificial, para lo cual el granjero introduce la mano con el semen del macho y así poder fecundarla.

En muchas ocasiones apenas unas horas después de nacer, el ternero es separado de su madre para así poder aprovechar al máximo la leche destinada al consumo humano mientras que las vacas madres mugen y reclaman a sus crías durante días. Las hembras nacidas,pasan a convertirse en vacas lecheras o son sacrificadas para obtener el cuajo de su estómago (el cuajo es una enzima que se usa en la producción del queso) y los machos son transportadas en camiones al matadero para producir carne.

LOS HUEVOS

¿Qué es un huevo? Los huevos que se comercializan son aquellos que no están fecundados, es decir, la ovulación de las gallinas (su menstruación). Para perpetuar la producción de huevos es necesario que algunos sean fecundados y así poder seguir criando más gallinas ponedoras. En la industria del huevo los pollitos macho no tienen ninguna utilidad por lo que son tirados a contenedores o arrojados vivos a una trituradora. En este caso no hay excepciones, sucede tanto en criaderos ecológicos y criaderos estándar, con o sin jaulas.

La muda forzada: Cuando pasa un año de producción de huevos, las gallinas dejan de poner durante unas siete semanas en las que mudan sus plumas para reemplazarlas y vuelven a poner de nuevo aunque a un ritmo más lento que el anterior. En los criaderos se fuerza la muda las gallinas con el fin de inducirlas a otro ciclo. Esta práctica puede duplicar su tasa de mortalidad.

Huevos de corral y ecológicos: Muchas de las gallinas que viven en granjas de corral no llegan a ver la luz del sol, a pesar de lo que la publicidad quiere hacernos creer. Es cierto que los reglamentos estipulan que las gallinas deben tener un acceso al exterior, pero normalmente las puertas suelen ser diminutas y la cantidad de aves es enorme. Esto unido a que no existe normativa que dictamine con cuánta frecuencia el ganadero debe abrir las puertas, hace que muchas de las gallinas nunca lleguen a salir al exterior.

También existen muchos mitos acerca de los huevos ecológicos. La única diferencia respecto a los ordinarios es que las aves no están encerradas en jaulas de tan pequeñas dimensiones, pero igualmente pueden ser hacinadas en graneros con miles y miles de gallinas y nunca ver el sol ni sentir hierba bajo sus pies.

 

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s